Pastores y líderes orando por México en este tiempo de elecciones

Mie, may 30, 2018

Sección: Nacionales

Un fuerte movimiento de caminatas de oración se realizará por parte de pastores, ministros y líderes de grupos de cristianos de la República Mexicana para pedir al Dios Todopoderoso que sea Él quien dirija al pueblo de México en estas próximas elecciones políticas.

El último día de estas caminatas será el sábado 30 de junio, un día antes de las elecciones presidenciales, en el Zócalo de la Ciudad de México. Se rodeará en oración al Palacio Nacional y el Palacio del Ayuntamiento donde reside el Poder Ejecutivo de la Ciudad de México.

Se invita a todos los seguidores de Jesús, sin importar la denominación a la que pertenezcan, a participar en estas caminatas de oración en las que no habrá ningún tipo de pancarta, ni gritos, ni demandas a ningún partido o candidato. Se trata de caminar orando en voz baja pidiendo a Dios por la paz y para que sea Él quien dirija a esta nación.

Gustavo Chávez, del Centro Cristiano Calacoaya y coordinador de las 31 iglesias afiliadas a este Centro, informó que cada día se busca que más iglesias de todo el país se dispongan a realizar caminatas alrededor del Palacio Municipal y la Jefatura de Policía de su comunidad.

Durante el mes de mayo, el énfasis de marchas de oración será alrededor del Palacio Municipal de Atizapán de Zaragoza, Palacio Municipal y la Policía de Tlalnepantla y el edificio Municipal de Naucalpan, Estado de México.

El sábado 2 de junio se orará en las inmediaciones de los edificios de la Cámara de Senadores en la Ciudad de México y el sábado 9 rodeando las instalaciones de la Cámara de Diputados.

El sábado 16 de junio se orará rodeando el edificio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para rogar a Dios que Él dirija a estos altos funcionarios.

Se está solicitando a las comunidades de cristianos de los estados de la República que el sábado 23 de junio oren por el Palacio de Gobierno, Palacios Municipales y la Corporación Policiaca de su entidad.

México requiere con urgencia la intervención de Dios. Es necesario que todos clamemos a Él, señalaron los organizadores.

Por Rebeca Lizárraga Raygoza

Los comentarios están cerrados