Lo que representa el Ramadán para mí, ahora que soy cristiano

jue, Jun 9, 2016

Sección: Medio Oriente

Lo llamábamos “El Mes de Bendición” y todavía recuerdo las mariposas en mi estómago cuando se acercaban los días. Sí, ayunábamos durante el mes de Ramadán, pero no era el hecho de ayunar que me emocionaba, sino despertarnos antes del amanecer para recitar las oraciones y comer en familia; pasar el día con gozo y caridad con mis colegas; reunirnos como comunidad después de la puesta del sol para reconectarnos y compartir la vida juntos. Era procurar agradar a Dios y la restauración de relaciones con nuestros seres queridos. . .

Ahora que veo el mundo a través del lente del Evangelio, lo que significa el Ramadán es la oportunidad de amar a los musulmanes como Cristo nos amó. Así como Él está dispuesto a entrar en nuestro contexto para la gloria de Dios, así podemos convivir con musulmanes durante el Ramadán, para que Jesús sea glorificado. Con puertas y corazones, ¿qué mejor oportunidad para construir puentes? Es solo cuando amamos y confiamos, que el Evangelio puede ser compartido con poder.

Los musulmanes a menudo están dispuestos a convidar a sus amigos no-musulmanes a sus ayunos y a mí me gusta participar. Normalmente, ayuno con ellos y luego les digo que estaremos entregando el ayuno juntos. No hay problema, porque saben que soy cristiano; si me preguntan por qué un cristiano ayunaría, les digo que Jesús espera que ayunemos, ¡y con alegría!

Algunos se preocupan, diciendo que los musulmanes son demasiado diferentes, pero ¿no era Jesucristo totalmente distinto a los “pecadores” y cobradores de impuestos con quiénes comía? Algunos podrían preocuparse de perder su buen nombre, pero ¿no le sucedió esto también a Jesús?

Sí, existe una preocupación seria: que la gente piense que queremos seguir el Islam. Pero siempre y cuando seamos claros en nuestra voluntad y compromiso de creer el Evangelio y seguir a Jesucristo como nuestro Señor, entonces sigámoslo en verdad. Amemos a nuestros vecinos musulmanes como a nosotros mismos, dejándoles ver cómo amamos a Dios con todo lo que somos. Encarnemos las Buenas Noticias durante el Ramadán, para la Gloria de Jesús.

Nabeel Qureshi, Ministerios Ravi Zacharias


Los comentarios están cerrados