LA RELIGIÓN EN MÉXICO: Encuesta de RIFREM

Mar, jun 20, 2017

Sección: Evangelismo y Misiones, Nacionales

“El catolicismo es cada vez menos una religión por convicción y como consecuencia se ha transformado en una religión híbrida, a la que se le han añadido creencias ajenas como el Karma. Más de la tercera parte de la población mexicana cree en la reencarnación” señaló la doctora Renée De la Torre Castellanos, coordinadora del Informe de Resultados del RIFREM (Red de Investigadores del Fenómeno Religioso en México) en conferencia de prensa el pasado 15 de junio en la Ciudad de México.

 

La “Encuesta Nacional sobre Creencias y Prácticas Religiosas en México 2016” muestra que, aunque el 83 por ciento de la población es católica y el 12 por ciento es cristiana, es claro que la iglesia católica se ha alejado de su feligresía y esta ha buscado otras actividades y movimientos religiosos.

 

Entre los resultados que arroja el estudio están:

  • El 50 por ciento de los mexicanos católicos ya no son religiosos practicantes.
  • El 55 por ciento de los católicos practica el peregrinaje y cumple con la realización de mandas por favores recibidos.
  • El 13 por ciento de los católicos practica su relación religiosa por internet y dice pertenecer a cadenas de oración.

Bernardo Barrando, conductor del programa de televisión Sacro y Profano, uno de los participantes en la conferencia de prensa, manifestó que “el gran monopolio católico que existía en México ha cedido su espacio y su poder a nuevas expresiones y tendencias religiosas. El quiebre de los grandes monopolios, también se ha dado en el catolicismo.

Las estructuras y el accionar de la iglesia católica ya son totalmente insatisfactorias para la sociedad mexicana, por lo que ahora la ciudadanía busca espacios de agregación social, y los encuentra en religiones cristianas, con los pentecostales o los Testigos de Jehová que forman esos espacios vitales a los que acuden los antes católicos”.

 

Un punto sobresaliente es que la religión de los Testigos de Jehová aparece como la denominación que tiene presencia en el 97 por ciento de los municipios del país.

 

Ha aumentado en gran medida el grupo de personas que se dice sin religión, aunque no son ateos.  Solo están desafiliados y sus actividades religiosas se realizan cada vez más fuera de las iglesias o los templos. Las formas de creer son cada vez más fluidas y dinámicas.

 

La religión, afirmó Renée De la Torre, sigue siendo un factor importante como lo demuestra el hecho de que el 90 por ciento de la población dice que fue bautizada y el 50 por ciento de las personas se casaron por la iglesia. En realidad, México es un país católico pero altamente diversificado y no institucionalizado.

 

La encuesta señala que para los mexicanos es importante que la iglesia no tenga acceso al poder político, no participe en los procesos electorales o de selección de candidatos y que tampoco tenga en su poder un medio de comunicación masiva. Los ciudadanos requieren un estado laico que permita toda la libertad religiosa pero que se mantenga siendo laico.

 

“También queda claro”, señaló Bernardo Barranco “que si la iglesia católica no reacciona y busca transformarse, perderá a sus fieles de manera drástica y dramática”.

 

Por Rebeca Lizárraga R.

Los comentarios están cerrados