La amenaza de Irán contra Israel a la luz del Holocausto

mar, Abr 28, 2015

Sección: Medio Oriente

La semana pasada, en la conmemoración de los 70 años desde el final del Holocausto, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu dio un discurso que fue casi ignorado en occidente. Algunos de sus puntos fueron:

 

“Alrededor del mundo, muchos aseguran que las lecciones aprendidas (del Holocausto) todavía tienen validez. Afirman: ¡Nunca jamás! Declaran: No nos haremos de la vista gorda ante las intenciones expansionistas de una tiranía violenta. Prometen: Nos opondremos a la maldad en cuanto comience. Pero mientras estas afirmaciones no se traducen en acciones prácticas, no tienen sentido. ¿Es cierto que el mundo aprendió una lección de la tragedia judía universal del siglo pasado? Hubiera querido decirles que la  respuesta a esta pregunta es si….pero…

 

Todo está a la luz—todo está sucediendo en pleno día, ante las cámaras. Pero la ceguera es inmensa.

 

<He aquí, que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones>, dijo el Profeta Isaías. La determinación y las lecciones adquiridas a precio de sangre hace 70 años, se están ahora disipando, y la obscuridad y densa neblina de negar la realidad están tomando su lugar…

 

Mientras el mundo civilizado es arrullado al estupor, sobre una cama de ilusiones, los dirigentes de Irán siguen incitando hacia la subversión, el terrorismo, diseminando destrucción y muerte…

 

La burbuja de esta ilusión se reventará. Los gobiernos democráticos cometieron un error inmenso antes de la Segunda Guerra Mundial, y estamos convencidos—junto con muchos de nuestros vecinos—que están cayendo en la misma trampa ahora. Es posible que este acuerdo con muchos de nuestros vecinos, el acuerdo de identificar amenazas, sea el cimiento para forjar un futuro mejor, más seguro y pacífico en nuestra región. Mientras tanto, no nos doblegaremos. Insistiremos en la verdad, y haremos todo lo que podamos para  abrir los ojos que están cerrados.

 

No quiero engañar a nadie. Nos enfrentaremos a pruebas. Estamos en medio de una gran batalla contra la enervación, la debilidad, la negación de la realidad—y nos mantendremos con toda nuestra fuerza.

 

Aunque algunos rehúsan entender nuestra posición, muchos otros se identifican con nosotros. Pero  aun cuando nos sentimos compelidos a pararnos solos, no tendremos miedo. En cualquier escenario, en cualquier situación, protegeremos nuestro derecho, mantendremos nuestra habilidad, guardaremos nuestra determinación para defendernos.

 

Hace 70 años, éramos refugiados de guerra, sin poder, sin voz. Hoy expresamos lo que tenemos que decir, y estamos determinados a salvaguardar nuestra existencia y futuro. Es nuestro deber luchar contra los que nos quieren destruir, sin someternos a ellos ni restarle importancia a la realidad. No permitiremos que el Estado de Israel sea un episodio pasajero en la historia de nuestro pueblo.”

 

                                                                                                          *****

 

 

Ciertamente vivimos un momento asombroso. El pueblo de Israel necesita nuestra amistad y nuestras oraciones, específicamente nuestra oración de que aprendan nuevamente del Salmo 44 que no están solos:

 

“Porque no se apoderaron de la tierra por su espada,

Ni su brazo los libró;

Sino Tu diestra, y Tu brazo, y la luz de Tu rostro,

Porque te complaciste en ellos.

Tú, oh Dios, eres mi rey;

Manda salvación a Jacob.

Por medio de ti sacudiremos a nuestros enemigos;

En Tu nombre hollaremos a nuestros adversarios.

Porque no confiaré en mi arco,

Ni mi espada me salvará;

Pues Tú nos has guardado de nuestros enemigos,

Y has avergonzado a los que nos aborrecían.

En Dios nos gloriaremos todo el tiempo,

Y para siempre alabaremos Tu nombre.”

 

(Shevet Achim)

Los comentarios están cerrados