Jubilados trabajando en el Reino de Dios

Mar, oct 17, 2017

Sección: Eventos

Ante la expectativa de cómo puede un jubilado seguir activo, con propósitos y con una vida diaria interesante, Ramiro Martínez, pastor de la Iglesia Roca de Vida enfatiza que los jubilados tienen lo más valioso: la vida. Y además, los conocimientos y la experiencia que pueden ser de apoyo para cualquier lugar, cercano o lejano, en el extendimiento del Reino de Dios.

En lugar de que los mayores de edad piensen que ya a nadie le interesa su vida o sus servicios, Ramiro Martínez afirma que hay una oportunidad tan importante, que bien podría convertirse en la parte más productiva de nuestra vida. “Tenemos que entender que hay un llamado de Dios. Es un gran privilegio, y por ello mismo podemos ser más estratégicos y mirar hacia dónde podemos ayudar”.

Recordó algunos personajes mayores que en la Biblia fueron grandes protagonistas. Moisés empezó su ministerio a los 80 años; Pablo era viudo; Lidia era una persona mayor y una gran negociante. Muchas viudas sirvieron en diversas circunstancias. Recordó al anciano Simeón, que se gozó de conocer al niño Jesús; Ana, la profetiza del templo quien también conoció al niño Jesús. Loida, abuela de Timoteo, mujer activa y emprendedora.

Como parte de las actividades del Centro Latino de Movilización, Ramiro Martínez presentó la ponencia “Los jubilados y la misión de Dios” y desplegó cinco grandes opciones en que los jubilados pueden participar.

1.- Orar. Por medio de ésta, se pueden apoyar Ministerios y actividades que se realizan. Los jubilados pueden invitar a su casa a un grupo de personas para que Dios intervenga y muestre su poder y amor. Existen dos excelentes herramientas: “Guía Mundial de Oración” y “Operación Mundo”, que dan motivos diarios de oración. La oración es clave, como dice la frase: “Cuando el hombre trabaja, el hombre trabaja. Pero cuando el hombre ora, Dios trabaja”.

2.- Apoyar el envío a la obra misionera de cualquier parte del mundo. Se puede ayudar con recursos financieros, estableciendo lazos de comunicación, organizar equipos en la iglesia local para apoyar con su presencia en misiones. Muchos Ministerios, apreciarían una palabra de ánimo por el trabajo que realizan cuando fácilmente se pueden sentir olvidados.

3.- Recibir a otros. Hay muchas oportunidades de realizar un Ministerio sin salir del lugar donde los jubilados habitan porque siempre se puede dar testimonio de nuestras experiencias, si buscamos a nuestras amistades y somos intencionales, reconociendo a Dios en nuestra vida. La gente nacional o extranjera necesita escuchar el Evangelio. Por ejemplo, hay 41,000 migrantes musulmanes en la Ciudad de México, a quienes se les puede dar el mensaje de salvación.

4.- Ir a lugares distantes a evangelizar o a Misiones ya establecidas. Ramiro Martínez señaló que los viajes pueden ser a corto o largo plazo. Hay muchas oportunidades para los jubilados. Hay que recordar que en muchos lugares del mundo los adultos mayores son respetados y reconocidos. Sus palabras y consejos son muy bien valorados. Recordó el caso de una jubilada, que junto con otras amigas fueron a África a dar un curso de Macramé y tuvieron un éxito porque atrajeron a una gran cantidad de mujeres, pudieron hacer amistad con todas ellas y también darles a conocer el mensaje de salvación.

Algunos pueden participar como parte del programa de Cuidado Integral para el que ya está en el campo. Con solo ir, escuchar y animar a otros se es de mucha ayuda. Siempre hay proyectos especiales a los que los jubilados se pueden integrar.

5. Movilizar. Contagiar a otros de lo que ya se haciendo. El ejemplo de un jubilado activo invita al diálogo. De esa manera se motiva, se conecta y se muestran las oportunidades para servir. Movilizar a otros a servir es una extraordinaria forma de ayudar.

Los interesados en participar en algo así, pueden entrar a la página de facebook del Centro Latino de Movilización: www.facebook.com/clmmexico/. Aquí se les asignará un coach que los apoyará en este proceso. También se puede enviar un correo a Ramiro Martínez a: ramiro.martinez3@gmail.com o hablar al teléfono 552299 1404.

 

Por Catalina Llamas

Los comentarios están cerrados