¿Es importante el vestuario cuando estamos en el templo?

lun, Ene 23, 2012

Sección: Editorial

Un fenómeno curioso se nota en las Iglesias en la actualidad:  la ropa es cada vez menos formal, más casual.  En las congregaciones se ve gente en shorts, vestidos con tirantes, grandes escotes, sandalias, playeras con leyendas mundanas y jeans rotos. Por influencia de ciertos líderes, algunos pastores incluso suben al púlpito con camisas floreadas de manga corta, sin traje.

¿Está bien o está mal? Desde luego, un vestido o un traje no es algo espiritual. La Biblia nos recuerda: “El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón” (1 Samuel 16:7). Otros textos relevantes:  “Que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia. . .” (1 Timoteo 2:9) o “Vuestro atavío (de las mujeres) no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible” (1 Pedro 3:3-4). Son consejos generales, no solo en la Iglesia.

Santiago usa el ejemplo de un hombre rico con ropa elegante que entra en un templo y es recibido con honor, en contraste con un pobre mal vestido que no es tomado en cuenta, comentando que ambos deben ser recibidos de buena manera.  Quizá sugiere que uno debe vestir lo mejor posible para ir a la Iglesia. Pero aclara que tanto ricos como pobres deben recibir el mismo trato amistoso y considerado.

Recordamos hace años el sábado por la noche, en vísperas del domingo,  era cuando la familia se bañaba. El sentir era que por lo menos debían estar bien limpios para ir a la Iglesia.

Es probable que nuestro estilo de vestir no prueba nada acerca de nuestra condición interior, ni de nuestra espiritualidad. Pero parece importante evitar vestirnos de modo provocativo o indecente, y tomar en cuenta algo de reverencia y solemnidad en la casa de Dios.

2 Respuestas a “¿Es importante el vestuario cuando estamos en el templo?”

  1. Paola del Castillo Dice:

    Nos referimos a escotes muy pronunciados, faldas extra cortas que apenas cubren la ropa interior, playeras con leyendas cuestionables, por ejemplo. Depende un poco del clima y de las sensibilidades de cada persona, pero hay excesos obvios. Es algo que cada creyente tiene que decidir por sí mismo.

  2. Graciela Dice:

    Podría definirme que es “algo provocativo o indecente”? muchas gracias!!!